Posts tagged "Baloncesto"
  1. Notes: 1 / 3 years ago 

    La Vieja Música. -Caja de Álava-

  2. 3 years ago 

    Final Liga Adriática 2010: Cibona vs Partizan

  3. 4 years ago 
  4. 4 years ago 
    El siquiente prodigio, aun mucho más oculto que el anterior, tuvo lugar la noche del viernes 18 de noviembre de 1983 en el viejo Veterans Memorial Colisieum de Phoenix en un partido que enfrentaba a los Suns de Phoenix y a los Bucks de Milwaukee.
El calado de esta fotografía es similar al de la anterior e incluso podría ir  más lejos. Nance consigue mantener intacta la elevación pese a arrastrar  el mate a dos manos, algo que siempre atenúa el factor altura a las batidas  en carrera. Pero su pértiga era tan majestuosa, tan imponente, que no sólo  parecía eludir esta sencilla ley física sino que cualquiera de los ensayos más  altos de todo matador posterior, incluidos los mejores, quedan insutantemente  pequeños en relación a él.
G Vazquez - ACB.COM

    El siquiente prodigio, aun mucho más oculto que el anterior, tuvo lugar la noche del viernes 18 de noviembre de 1983 en el viejo Veterans Memorial Colisieum de Phoenix en un partido que enfrentaba a los Suns de Phoenix y a los Bucks de Milwaukee.

    El calado de esta fotografía es similar al de la anterior e incluso podría ir
    más lejos. Nance consigue mantener intacta la elevación pese a arrastrar
    el mate a dos manos, algo que siempre atenúa el factor altura a las batidas
    en carrera. Pero su pértiga era tan majestuosa, tan imponente, que no sólo
    parecía eludir esta sencilla ley física sino que cualquiera de los ensayos más
    altos de todo matador posterior, incluidos los mejores, quedan insutantemente
    pequeños en relación a él.

    G Vazquez - ACB.COM

     
  5. 4 years ago 
    Esta proeza de 1984 (foto 18 ) encierra una pequeña historia que merece ser contada. Antes de abrir la final, Julius Erving, sentado a un lado de la pista con sus hijos, preparó minuciosamente en un folio los tres mates a realizar. Esta situación contrastaba con la de Nance, frío, silencioso, como escondido en el banco con la misma cara de póker que mantuvo toda la noche, como si con él no fuera la cosa (Dios, tan superior era a todos…).  Así la ronda final para Erving quedaría del siguiente modo: un sencillo acuñado abierto, un molino en carrera y la siempre monumental línea. Nance ganó la moneda pero muy respetuoso cedió elegir a su mayor. Y Erving escogió comenzar. El acuñado obtuvo un 47. Nance respondió con el mismísimo ensayo con que cerraría Walker la edición de Houston cinco años después, otro acuñado, éste a aro pasado y de un trazado delicioso. 48. Pero algo inesperado ocurrió después. Los jueces no permitían fallo en la final y Julius erró por exceso su segundo intento, todo hay que decirlo, un sencillo molino frontal al paso. Al público no le irritó tanto la puntuación, 25, justa, como que Julius no pudiera repetir. Nance lo pasó mal entonces. Salió a pista en medio del abucheo general y trató de no causar demasiado daño sobre el mito. Así ensayaría un mate de caballeros, lo más sencillo que pudo imaginar sin que su intento desmereciera del todo. Pero este tío no podía controlar la increíble energía viva de su centro de gravedad, sin duda la mejor combinación de batida y pértiga de todos los tiempos. La pértiga en el salto es el recurso cinético natural que todo saltador pone en juego en la inercia de sus brazos y pierna de elevación para conseguir ganar vertical bruto.  Fueron tan sólo tres pasos. Tres y apenas algo más de un segundo. Pero sin saberlo, Nance tocaría el cielo.
Extraído del apartado 3.1.3.1 (Altura): "El mayor grado de altura bruta obtenido en un mate jamás fue obra de Larry Nance en la  edición de 1984. Al potenciar sus 2.08 de estatura con un increíble vertical de 1.04, consiguió situar la parte superior de su cabeza  en los 3.12, la latitud por debajo del metro y el techo de su mano derecha en torno a los 3.80. En suma un mate monstruoso y una  altura de 10 absoluto”. He aquí el milagro desnudo. Esta salvaje embestida fue de tal calibre que al no precisar del todo la distancia  de batida, Nance tuvo que retirar la cabeza a la entrada del balón para evitar el hierro. Durante una divina fracción de segundo  Nance pudo ver el corazón del aro ¡por debajo de sus ojos! G Vazquez - ACB.COM

    Esta proeza de 1984 (foto 18 ) encierra una pequeña historia que merece ser contada. Antes de abrir la final, Julius Erving, sentado a un lado de la pista con sus hijos, preparó minuciosamente en un folio los tres mates a realizar. Esta situación contrastaba con la de Nance, frío, silencioso, como escondido en el banco con la misma cara de póker que mantuvo toda la noche, como si con él no fuera la cosa (Dios, tan superior era a todos…).

    Así la ronda final para Erving quedaría del siguiente modo: un sencillo acuñado abierto, un molino en carrera y la siempre monumental línea. Nance ganó la moneda pero muy respetuoso cedió elegir a su mayor. Y Erving escogió comenzar. El acuñado obtuvo un 47. Nance respondió con el mismísimo ensayo con que cerraría Walker la edición de Houston cinco años después, otro acuñado, éste a aro pasado y de un trazado delicioso. 48. Pero algo inesperado ocurrió después. Los jueces no permitían fallo en la final y Julius erró por exceso su segundo intento, todo hay que decirlo, un sencillo molino frontal al paso. Al público no le irritó tanto la puntuación, 25, justa, como que Julius no pudiera repetir. Nance lo pasó mal entonces. Salió a pista en medio del abucheo general y trató de no causar demasiado daño sobre el mito. Así ensayaría un mate de caballeros, lo más sencillo que pudo imaginar sin que su intento desmereciera del todo. Pero este tío no podía controlar la increíble energía viva de su centro de gravedad, sin duda la mejor combinación de batida y pértiga de todos los tiempos. La pértiga en el salto es el recurso cinético natural que todo saltador pone en juego en la inercia de sus brazos y pierna de elevación para conseguir ganar vertical bruto.

    Fueron tan sólo tres pasos. Tres y apenas algo más de un segundo. Pero sin saberlo, Nance tocaría el cielo.

    Extraído del apartado 3.1.3.1 (Altura): "El mayor grado de altura bruta obtenido en un mate jamás fue obra de Larry Nance en la
    edición de 1984. Al potenciar sus 2.08 de estatura con un increíble vertical de 1.04, consiguió situar la parte superior de su cabeza
    en los 3.12, la latitud por debajo del metro y el techo de su mano derecha en torno a los 3.80. En suma un mate monstruoso y una
    altura de 10 absoluto”
    . He aquí el milagro desnudo. Esta salvaje embestida fue de tal calibre que al no precisar del todo la distancia
    de batida, Nance tuvo que retirar la cabeza a la entrada del balón para evitar el hierro. Durante una divina fracción de segundo
    Nance pudo ver el corazón del aro ¡por debajo de sus ojos!

    G Vazquez - ACB.COM

     
  6. 4 years ago 
  7. 4 years ago 
  8. 4 years ago 
  9. 4 years ago 

    La típica canasta que hemos intentado todos, pero en partido real!

avatar_128
 
 
 

Following

staff